Sábila o Aloe

                                                                  Sábila “Aloe vera”

   Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Orden: Asparagales
Familia: Asphodelaceae
Género: Aloe
Especie: Aloe vera

Aloemicina

Aloeuricina
Aminoácidos como son la valina, metionina, fenilalanina, lisina y leucina
Polisacárido lignina y otros glúcidos como la pentosa, galactosa y los ácidos urónicos
Elementos constitutivos figuran el yodo, cobre, hierro, zinc, fósforo, sodio, potasio, manganeso, azufre magnesio y gran cantidad de calcio.
Contienen vitamina B12, además de vitaminas A, B1, B2, B6 y C.


Usos medicinales


La sábila es un increíble antitóxico y antimicrobiano.

Es astringente, analgésico y anticoagulante.
Es un vigoroso estimulante del crecimiento celular.
La tintura o el zumo diluidos en agua a partes iguales, usadas varias veces en forma de gárgaras de 3 a 4 minutos, actúa eficazmente contra los dolores dentales y de las encías, neuralgias, aftas, laringitis, disfonía amigdalitis, anginas, placas y cualquier afección bucal o faríngea. 


Cura las heridas necrosantes, como las quemaduras, regenerando los tejidos y cicatrizándolos, restaurando a su vez la sensibilidad del área afectada.



Alivia el dolor de los golpes, esguinces, luxaciones, dolores musculares, artríticos y reumáticos, los pies cansados, cura las heridas cortantes, el herpes, la culebrilla, la tiña y las infecciones producidas por estafilococos y otras infecciones bacterianas internas como la gastroenteritis, colitis, enterocolitis, vaginitis, cervicitis, escorbuto, cólera, disentería, blenorragias, sífilis y otras enfermedades venéreas.


Cura las pequeñas heridas de las enfermedades eruptivas de los niños como el sarampión, la varicela, la escarlatina.



Reduce los efectos de las alergias, indigestión, acidez estomacal, gastritis, úlceras duodenales y estomacales, úlceras oculares, hemorroides, afecciones del aparto digestivo, descongestionando el estómago, el intestino delgado, el hígado, los riñones y el páncreas.



Equilibra la tensión arterial y evita las disritmias cardiacas disminuyendo el riesgo de infarto.


 Es bueno contra la gota, las jaquecas y migrañas, la halitosis, el insomnio, en las dietas de adelgazamiento proporciona vitaminas y minerales sin aportar calorías ni azúcares y regula las menstruaciones.
Elimina los parásitos intestinales.
Tonifica el organismo y abre el apetito.
 Mitiga la osteoporosis y es antidiabético.


Calma el dolor de las várices y las mejora.


Fórmulas:

Ponche de sábila
Lávela y limpie las venas laterales espinosas de la penca.
Abra en dos mitades la penca.
Raspe los cristales con una cuchara y póngalos en la licuadora.
 Agregue una cucharada de miel de abejas y el jugo de un limón (porciones para una persona y para una toma).
Licue todos los componentes hasta que aparezca espuma.
Sírvalo y bébalo.
-Sirve para regularizar las funciones digestiva, respiratoria y para depuración general. Si se busca efecto purgativo, por ejemplo en casos de estreñimiento, es conveniente licuar el ponche incluyendo la cáscara y no solo los cristales.

 Óvulos refrigerados de sábila.
Corte cuadritos de 1cm3 y manténgalos refrigerados.
Úselos como óvulos vía anal en casos de hemorroides.
También son útiles cómo óvulos vía vaginal en caso de infecciones.

Para el Acné.
Lavarse la cara y partes afectadas ojalá con jabón con base en aloe vera; aplicar localmente el gel [la baba] 2 ó 3 veces al día. En los casos más graves tomar además dos cucharadas de jugo de aloe puro por la mañana.

Para enfermedades de vías respiratorias.
Inhalar el jugo nebulizado –poner agua a hervir, adicionar una porción de cristales, dejar hervir un par de minutos, apagar el fuego e inhalar profundamente el vapor durante 3 minutos.
Sirve para casos de asma, rinitis, bronquitis, gripas, tos.
Se puede potenciar tomando además dos cucharadas de jugo de aloe puro por la mañana.
Para control de diabetes.
Dos cucharadas de jugo puro de aloe antes de las comidas principales por varios meses. El aloe tiene la capacidad de controlar la presencia de los azúcares en la sangre y de restablecer el nivel de su concentración tanto en casos de hipoglicemia como de hiperglicemia. Esta fórmula debe aplicarse bajo control médico y no sustituye la terapia insulínica o dietética. Puede utilizar simultáneamente la estevia.








1 comentario:

Loading...